Lucha contra los delitos relacionados con el arte y protección del patrimonio en todo el mundo: conoce a los “Cascos Azules de la Cultura” de Italia

El casco distintivo del grupo de trabajo Cascos Azules de la Cultura. Imagen: Twitter Ministerio de la Cultura

Una de las unidades de protección del patrimonio más exitosas continuará su trabajo en los próximos años. El gobierno italiano firmó un decreto para permitir que su grupo de trabajo de protección del arte y el patrimonio, apodado los "Cascos Azules de la Cultura" debido a su distintivo casco, opere en el extranjero a pedido directo de la Unesco. La unidad, que consta de policías de arte italianos y varios expertos en patrimonio, también podría desplegarse en Ucrania.

El Ministro de Cultura italiano, Dario Franceschini, firmó la legislación para que los Cascos Azules operen en Italia y en el extranjero, durante la Conferencia de Ministros de Cultura del Consejo de Europa en Estrasburgo el 1 de abril, el Periódico de arte informado. La Unesco e Italia ya llegaron a un acuerdo en julio de 2021 para solicitar la ayuda del grupo de trabajo con sede en Italia. Este decreto formaliza que ahora no solo los estados miembros de la Unesco, sino también la Unesco pueden llamar a los "hombres de los monumentos" de Italia.

No es casualidad que el grupo de trabajo italiano haya adquirido un papel tan destacado desde su fundación en 2016. "Italia es un punto de referencia internacional para proteger y salvaguardar el patrimonio cultural y nuestra experiencia es venerada en todo el mundo", afirmó Franceschini. La idea nació de la campaña Unite4Heritage de la Unesco, lanzada en 2015 para pensar en formas de prevenir la destrucción del patrimonio. El texto continúa debajo de la imagen

Los Cascos Azules en acción para salvaguardar el patrimonio religioso italiano dañado por los terremotos. Imagen: captura de pantalla de Youtube/TRT World

Conoce a los hombres de los monumentos

El primer grupo de trabajo sobre el patrimonio de su tipo, los Cascos Azules incluye Policía del Comando para la Protección del Patrimonio Cultural, la fuerza policial de delitos de arte de Italia. También forman parte del equipo expertos del Ministerio de Cultura, incluidos historiadores del arte, restauradores y académicos. “Catalogan y aseguran los bienes dañados o en riesgo para su posterior conservación y restauración”, Brig. El General Roberto Riccardi, Jefe del Comando de Carabinieri para la Protección del Patrimonio Cultural, dijo durante un evento de Unite4Heritage en el Università della Svizzera.

El grupo de trabajo se desplegó por primera vez en 2016 y 2017 después de que Italia fuera devastada por terremotos, así como después de las inundaciones en Venecia en 2019. En el exterior, los Cascos Azules han capacitado a más de 1000 expertos en patrimonio cultural iraquí, salvado edificios históricos luego de la explosión de 2020 en el puerto de Beirut y ayudó al equipo de protección cultural de México durante los desastres naturales.

Si están bien informados, todos los ciudadanos pueden desempeñar un papel en la defensa de los tesoros que pertenecen a la comunidad.

Bergantín. General Roberto Riccardi

Además de rastrear artefactos robados o salvaguardar el patrimonio dañado, la educación es una parte importante de la misión de los Cascos Azules. “La educación es fundamental porque muchos delitos ocurren también por un conocimiento parcial de las normas del sector, por una menor conciencia de la ilegalidad de ciertas compras”, explicó Riccardi. La sensibilización puede ayudar a combatir la delincuencia: “Si están bien informados, todos los ciudadanos pueden desempeñar un papel en la defensa de los tesoros que pertenecen a la comunidad”.

El mayor desafío futuro para el grupo de trabajo podría ser adaptarse a la última tecnología utilizada para la falsificación, el tráfico y la excavación ilegal de bienes patrimoniales. Según Riccardi, es clave actualizar el conocimiento de los Cascos Azules, por ejemplo, comparando imágenes satelitales o capturadas por drones con datos e imágenes más antiguos. “Esta última es nuestra herramienta de investigación más eficaz, poseyendo un archivo de unos 8 millones de archivos, de los cuales 1,300,000 se refieren a obras aún por investigar”.

Ayuda a Ucrania

Dado que el grupo de trabajo tiene experiencia con el patrimonio en países devastados por la guerra, los Cascos Azules podrían ser una adición bienvenida para salvaguardar el patrimonio cultural dañado de Ucrania. Italia ya se ofreció a ayudar a reconstruir el teatro de Mariupol y a brindar la asistencia de sus "hombres de monumentos", The Times informado. “Los teatros de todas las naciones pertenecen a la humanidad”, dijo entonces la ministra Franceschini. Un vocero del ministerio confirmó la oferta pero agregó que los Cascos Azules solo podrán comenzar a trabajar una vez que termine el conflicto armado. “Mientras caen las bombas, no entraremos físicamente en Ucrania. Después, ciertamente podríamos estar allí”.

El Teatro Mariopul bombardeado. Imagen: Донецька обласна військова адміністрація Wikimedia CC BY-SA 4.0

La situación actual en Ucrania y muchas otras amenazas al patrimonio en todo el mundo muestran la importancia de grupos de trabajo como los Cascos Azules. Es por eso que Franceschini llamó a las organizaciones internacionales a lanzar su propio grupo de trabajo de Cascos Azules. “Es vital que la UE o la ONU adopten un instrumento de este tipo, como ha hecho la ONU para proteger vidas en las misiones de paz”, dijo. “No se debe obligar a los países individuales a actuar solos”.

Fuentes: El periódico de arte, The Times, Università della Svizzera

Este artículo se publicó originalmente en inglés. Los textos en otros idiomas se traducen por IA. Para cambiar el idioma: vaya al menú principal de arriba.

X