COP27: Patrimonio inmaterial desprotegido ante el cambio climático

¿Cuánto tiempo pueden los pueblos indígenas y su herencia, como los sámi, sobrevivir al cambio climático?

Se presta muy poca atención a las amenazas que el cambio climático plantea para el patrimonio inmaterial. Esta conclusión, extraída de una IPCC informe, debería ser discutido ampliamente en la cumbre climática COP27 esta semana en Egipto. Con muy pocos planes implementados para proteger rituales y costumbres ancestrales que se basan en cambios estacionales en la naturaleza, muchas prácticas del patrimonio intangible están destinadas a verse perturbadas y desaparecer debido al cambio climático.

Es destacable la falta de planes de protección del patrimonio inmaterial, ya que se presta poca atención al mismo y las herramientas de medición para evaluar qué daños o extinción supondría no son las adecuadas. Pero, en primer lugar, ¿cómo puede verse afectado el patrimonio inmaterial por el cambio climático? ¿Y a quién afecta?

A menudo, las comunidades indígenas y locales son las primeras en notar los cambios en el medio ambiente. Su conocimiento de las especies locales y el clima se ha desarrollado a lo largo de muchas generaciones de observación e interacción cultural, lo que los convierte en expertos en su propio entorno.

Tomemos por ejemplo celebraciones o costumbres indígenas, ligadas a eventos estacionales o naturales. En los Estados Unidos de América, la gente de Siletz utiliza la aparición de las llamadas "hormigas anguila" o termitas voladoras y otras señales ambientales para comenzar su cosecha de lamprea del Pacífico y la danza tradicional de la anguila. Con los cambios en el clima, vienen cambios en las estaciones y en el medio ambiente. Eventualmente conducirá a cambios en las tradiciones culturales, escribe Adam Markham, subdirector del programa Clima y Energía de la Unión de Científicos Preocupados.

Una termita voladora juega un papel crucial en las costumbres del pueblo Siletz.

Eso ya es una realidad para los Iñupiat nativos de Alaska. Su caza de ballenas de Groenlandia y su festival primaveral de ballenas han sido parte integral de la identidad de la comunidad durante miles de años. Pero los cambios climáticos en la vida silvestre marina y el medio ambiente están amenazando esas costumbres.

Si bien son las primeras personas en notar los efectos del cambio climático, los pueblos indígenas a menudo son pasados ​​por alto y subrepresentados en la investigación y la política. No se les ha proporcionado acceso a la toma de decisiones y la planificación de acciones climáticas. Y debido a eso, los planes de adaptación son más deficientes y carecen de conocimientos, ideas y herramientas clave.

El pueblo Siletz realizando una danza de plumas en el Museo Nacional del Indio Americano. Imagen: CC Chapman/Flickr (CC BY-NC-ND 2.0)

Junto a la subrepresentación política y académica, su forma de vida se ve amenazada o se vuelve simplemente imposible. Piensa en el pueblo sámi del norte de Noruega, Suecia y Finlandia. Debido al entorno cambiante, el pastoreo de renos, una de sus costumbres culturales y principal fuente de ingresos, se está volviendo más difícil. Por lo tanto, tienen que abandonar sus costumbres culturales y mudarse a las ciudades para ganarse la vida.

Falta de conocimiento

Por ahora, muchas organizaciones están presionando para que el patrimonio se convierta en parte de la estrategia global contra el cambio climático, por ejemplo con el Manifiesto del Patrimonio Climático emitido para la COP27. Sin embargo, el patrimonio construido marca la pauta, según el informe del IPCC. Muchas evaluaciones y políticas de riesgo climático se centran principalmente en cómo preparar y proteger edificios, monumentos o sitios arqueológicos. Eche un vistazo al informe de la UE 'Fortalecimiento de la resiliencia del patrimonio cultural ante el cambio climático', que presenta 83 ejemplos de buenas prácticas sobre cómo adaptar el patrimonio al cambio climático. Solo un puñado de ellos no se trata de patrimonio construido.

Para ser justos, los propios autores ciertamente no se han olvidado del lado intangible del patrimonio. Pero su conclusión de que la mayoría de los participantes, en su mayoría profesionales del patrimonio, tenían poca o ninguna idea de cómo el cambio climático afecta el patrimonio intangible, no es nada esperanzadora. “Mostró claramente una importante falta de conocimiento de los aspectos intangibles del patrimonio en riesgo”.

Herramienta de medición

Tratar de recopilar información sobre cómo el cambio climático puede dañar el patrimonio inmaterial resulta bastante difícil, al menos con las herramientas de medición actuales. Este enfoque de pérdidas y daños, uno de los temas más importantes discutidos en la COP27, se centra principalmente en hacer evaluaciones económicas de los efectos del cambio climático, el informe de la UE 'tiempos tormentosos' menciona.

Sin entrar demasiado en la dinámica política de la COP27, está claro que el dinero juega un papel clave para decidir cómo se pueden proteger los edificios y otros sitios patrimoniales. Invertir en el refuerzo de estructuras, más investigación o implementar políticas sostenibles tiene un costo. Sin embargo, hacer una evaluación económica del daño causado a un edificio es mucho más fácil que hacer una evaluación del daño causado por la cancelación del festival de ballenas mencionado anteriormente en Alaska. Para el patrimonio intangible, la evaluación económica de los costos del cambio climático se queda corta.

No obstante, el patrimonio inmaterial definitivamente aporta algo a la lucha contra el cambio climático. Por ejemplo, los sistemas pastoriles utilizados por los pueblos nómadas de África se utilizaron como respuesta a la sequía de su entorno hace miles de años. Las prácticas de gestión y acceso al agua del pasado podrían contribuir mucho a la sociedad moderna.

Pero simplemente enviar un ejército de investigadores a áreas secas para mapear este tipo de soluciones no es suficiente. Requiere conocimientos específicos que centren los conocimientos indígenas y locales y las estrategias de resiliencia basadas en prácticas y costumbres tradicionales. Ya es hora de desarrollar una nueva herramienta de medición, una que incluya el patrimonio inmaterial y aquellos que tienen un conocimiento adecuado al respecto.