Un bombardero B-24 sobrevuela la planta IG Farben, situada en Koźle Bassin. Imagen: Fold3 (Catálogo de Archivos Nacionales) CC0

Cómo el Bomber Command de la Segunda Guerra Mundial 'ayudó' a desarrollar la naturaleza polaca

Un estudio reciente en Polonia mapeó alrededor de 6000 cráteres de bombas de la Segunda Guerra Mundial. Los agujeros documentados en la cuenca de Koźle fueron creados por bombas aliadas y miden entre 5 y 15 metros. La investigación también mencionó cómo los cráteres se han convertido en parte del paisaje natural y los ecosistemas.

Imagen: Antiquity (Cambridge Core) CC BY 4.0

El Koźle Bassin cubre un área de alrededor de 470 kilómetros cuadrados, LiveScience informó. Los grupos de bombardeos aliados son parte del legado de la Segunda Guerra Mundial de la región. Pero 75 años después, muchos cráteres también se han convertido en parte del patrimonio natural de Koźle. Los agujeros ahora "representan lugares donde muchas especies de anfibios, reptiles, insectos, aves y ungulados residen, buscan refugio o se reproducen", concluyeron los investigadores en un artículo publicado en Antigüedad.

Campo de batalla perdido

Durante la guerra, la Alemania nazi ocupó el área. Utilizaron la región para producir combustible industrial ya que el carbón y el agua eran fácilmente accesibles. Los densos bosques y colinas de la región protegieron los sitios de producción de los ataques. No obstante, el Comando de Bombarderos de la RAF, responsable de los bombardeos estratégicos de la Alemania nazi en la Segunda Guerra Mundial, apuntó a las refinerías de petróleo, las fábricas de combustible y químicas de los nazis y arrojó 39.137 bombas en el área.

Áreas de bombardeo incluidas en el estudio. Imagen: Jan Maciej Waga / Antiquity (Cambridge Core) CC BY 4.0

Después de la guerra, los proyectos de reconstrucción arreglaron una gran cantidad de cráteres. Los investigadores decidieron trazar un mapa de los agujeros que aún existen antes de que se perdieran para siempre más pruebas de estos bombardeos. Estos cráteres "son reliquias que documentan eventos históricos importantes y constituyen un vínculo entre el área y los campos de batalla de Europa y más allá", escribieron los investigadores en el estudio.

Vida y muerte

Casi 75 años después de la destrucción, la vida ha vuelto a Koźle Bassin. “Los numerosos cuerpos de agua y marismas que se formaron en los cráteres de las bombas contribuyen a la diversificación y enriquecimiento de los ecosistemas locales”, concluye el estudio. Los estudios de seguimiento investigarán más a fondo el papel ecológico de los cráteres y las amenazas que plantean las bombas sin detonar, dijo la autora Maria Fajer, investigadora de geomorfología de la Universidad de Silesia en Katowice, Polonia.

Cráteres en las marismas y cerros de la zona. Imagen A, C, D: Jan Maciej Waga. Imagen B: Maria Fajer / Antiquity (Cambridge Core) CC BY 4.0

Los agujeros representan un vínculo irónico entre la destrucción y la creación de vida. Los investigadores abogan por la conservación de los cráteres de las bombas para las generaciones futuras. Según Fajer, las medidas especiales de protección ayudarían a "recordar las consecuencias de las malas decisiones que llevaron a la guerra". 

Fuente: Antigüedad, LiveScience

Aprende más sobre patrimonio natural o consulte una de las etiquetas a continuación:

Este artículo se publicó originalmente en inglés. Los textos en otros idiomas se traducen por IA. Para cambiar el idioma: vaya al menú principal de arriba.

X