¿No quieres un trabajo de escritorio? Trabaja con artesanías históricas, dice la fundación del patrimonio alemán

La Fundación Alemana para la Protección de Monumentos desea resaltar los beneficios de trabajar en artesanías patrimoniales, no solo para la conservación, sino como una oportunidad para que los jóvenes comiencen carreras.

Imagen: Thierry Milherou a través de Pixabay
Imagen: Thierry Milherou a través de Pixabay

La artesanía histórica es difícil de renovar. Restaurar un techo antiguo, arreglar un órgano valioso o conservar las ventanas originales requiere habilidades que no se enseñan en las escuelas o universidades. Sin estas habilidades, sin embargo, la preservación de los monumentos es imposible.

Los maestros artesanos que tienen estas habilidades tienen una gran demanda, pero tienden a ser personas mayores. Si no transmiten su artesanía a las generaciones más jóvenes, se perderá. Esto, por supuesto, pondría en riesgo gran parte de nuestro patrimonio. Es un nicho que necesita llenarse.

En Alemania, los jóvenes pueden solicitar un “Freiwilliges Soziales Jahr” (FSJ), que es un año social voluntario. Este tiempo se puede dedicar a sectores que beneficien a la sociedad, uno de los cuales es la artesanía patrimonial. La Deutsche Stiftung Denkmalschutz (Fundación Alemana para la Protección de Monumentos, DSD) desea destacar los beneficios de pasar un año aprendiendo artesanías patrimoniales como voluntario, tanto para los jóvenes como para el sector cultural.

lejos del escritorio

Aprender estas artesanías tradicionales está lejos de ser un trabajo de escritorio. Para algunos jóvenes, sin embargo, esto es un beneficio. Anna Kaufman, una joven de 19 años que pasó su FSJ en un museo preservando monumentos, le dice a DSD: "No quiero pasar mi vida sentada frente a una pantalla". Durante su año de voluntariado trabajó con técnicas y materiales históricos, así como en la restauración de un cuadro del siglo XVIII.

Para la generación más joven, los intercambios manuales no son geniales

Thomas Büscher, de 64 años, que trabaja en una empresa de restauración del patrimonio.

Si bien Anna no es la única joven que ha pasado su FSJ en este campo, todavía no hay muchas personas que se dediquen a la artesanía tradicional para hacer carrera. “Para los jóvenes, la mala reputación de los oficios manuales en la conservación de monumentos a menudo parece estar más presente y estudiar es más atractivo en perspectiva”, dice a DSD Thomas Büscher, director gerente de una empresa de restauración. “Para la generación más joven, los intercambios manuales simplemente no son geniales”.

Para Anna y otros voluntarios en artesanías patrimoniales, los beneficios son claros. La FSJ la llevó a obtener un aprendizaje en carpintería, en el que ha estado trabajando desde 2021. Ahora, su tiempo lo pasa entre trabajar con sus manos en una empresa y obtener la certificación en la escuela. El trabajo no solo es divertido, sino que comparte su clase con otras mujeres.

Artesanos en demanda

Para los jóvenes, existe una fuerte evidencia de que el voluntariado en estos oficios se traduce en habilidades y empleo. Philipp Klais, cuya empresa familiar fabrica órganos y armonios desde hace 140 años, ha estado formando voluntarios. Durante los últimos seis años, casi ningún aprendiz abandonó sus estudios. La habilidad no solo tiene demanda en Alemania, sino también en el extranjero.

En los tiempos modernos, a menudo se alienta a los jóvenes a buscar empleo en universidades académicas. En Alemania, sin embargo, pueden estar mejor atendidos por más vocaciones prácticas, ya que la demanda de trabajo de conservación no parece estar disminuyendo. Sin embargo, para muchos de los maestros artesanos, se está acabando el tiempo para transmitir sus oficios.

Más información en Monumente-online (Alemán).

Esta noticia fue traída a nuestra atención por Embajador del Patrimonio Europeo de la Juventud Moritz-richter.