¿Cielos plateados o previsión nublada? Lo que nos dice la Nube Colaborativa Europea para el Patrimonio Cultural

La nube colaborativa tiene mucho potencial y ambición, pero los cimientos del informe preliminar siguen siendo inestables

¿Pueden los espacios de datos convertirse en el futuro del patrimonio digital? Imagen: blackdovfx (Canva)

La Comisión Europea (CE) ha publicado un informe que sienta las bases de un nuevo espacio de datos digitales para el sector del patrimonio cultural. Está bien investigado y es muy ambicioso. El informe sienta las bases para una revolución en los proyectos de patrimonio digital, pero también presenta una larga lista de preocupaciones.

“La Nube es principalmente una plataforma para los profesionales del Patrimonio Cultural”, se lee en el informe. “Debe ayudar a los profesionales a compartir datos, debe proporcionar herramientas digitales que les permitan trabajar de manera cooperativa para facilitar el proceso de conocimiento y descubrimiento, y debe permitir el seguimiento del proceso de descubrimiento”.

En otras palabras, las personas que trabajan en el sector del patrimonio utilizarían este espacio de datos y sus posibilidades para trabajar e investigar el patrimonio cultural junto con otros. No sería solo una base de datos, sino una plataforma activa, similar a la suite Office 365 de Microsoft, pero con el aspecto colaborativo europeo de Europeana. Las herramientas, las bases de datos y la comunicación se gestionarían en un solo espacio de datos amplio, listo para ser utilizado por cualquier persona que trabaje en el patrimonio europeo.

Ingrese el espacio de datos

En qué se basa Creative Cloud: software como servicio. Visualización de RedHat a través del Informe de la Comisión Europea (CC-BY 4.0).

La escala de la Nube propuesta es difícil de comprender, simplemente no se ha hecho antes para el patrimonio cultural. El informe enumera muchos otros proyectos similares para inspiración y comparación, pero el mensaje clave es que otras bases de datos de patrimonio cultural y plataformas digitales similares carecen en algunas áreas u otras.

Lo que sugiere el informe es que esta nube:

  • Contar con hardware para computación y cálculos
  • ser colaborativo
  • Tener almacenamiento a largo plazo para los datos
  • Permitir el acceso a esos datos
  • Habilitar la interacción con esos datos

En resumen, para las personas que trabajan en el patrimonio en toda Europa, la nube colaborativa sería el espacio principal para cualquier esfuerzo digital. Sería un espacio de trabajo digital donde los investigadores y los profesionales trabajarían sin problemas entre sí. Las personas no solo podrían cargar y almacenar datos en Collaborative Cloud, sino que también podrían procesarlos.

Actualmente, el informe sugiere que la nube se ejecutará bajo el "modelo de software como servicio (SaaH). Técnicamente, esto significa que un proveedor ejecutará la infraestructura en servidores en la nube y los usuarios pagarán por el acceso. Esto contrasta con otros modelos de software que requieren niveles más altos de habilidad técnica para trabajar. Se prevé que un usuario lego (por ejemplo, un empleado de un museo) pueda acceder y utilizar la nube con solo un navegador web y una formación mínima.

Usos propuestos

Se propone que el espacio de datos cuente con algunas herramientas concretas para navegar y utilizar los datos almacenados. En lugar de solo buscar datos en bruto, los profesionales necesitan tener acceso a instrumentos digitales realmente hacer algo con eso. El informe muestra una lista completa de cosas necesarias para comenzar a trabajar con los datos y algunos propósitos interesantes para los que se pueden utilizar.

En primer lugar, para acceder e interpretar los datos, se necesita una infraestructura accesible para agregar, navegar y crear metadatos. Los metadatos enriquecidos también podrían compartirse con otras bases de datos. Según el informe, otras ideas para las que se podrían utilizar los datos son la creación de nuevos enfoques para la digitalización 2D/3D, métodos basados ​​en IA para el análisis y la investigación automáticos de datos, y herramientas para museos y sitios patrimoniales y sus exposiciones y clonación digital.

El tema central es facilitar el trabajo digital del sector y fomentar las colaboraciones. Esta es una idea interesante y ambiciosa, pero es difícil ver cómo un proyecto así tomaría forma alguna vez.

Muchas incertidumbres

Dado que es solo el primer paso hacia un posible proyecto en el futuro, el concepto es atractivo. Imagínese, que todo tipo de sitios patrimoniales, profesionales y museos tengan acceso incondicional para agregar y crear dentro de la nube colaborativa. Sin embargo, hay muchas dudas e incertidumbres.

¿Quién paga el mantenimiento y las ampliaciones de la Nube Colaborativa Europea para el Patrimonio Cultural?

El propio informe establece con razón si un proyecto tan grande se hará realidad, quién será responsable de crear una política y un modelo organizativo. O quizás aún más importante, cuál debería ser el modelo de negocio: “¿quién paga el mantenimiento y las ampliaciones de la Nube Colaborativa Europea para el Patrimonio Cultural?”

Los problemas técnicos también son una preocupación abrumadora, como se señala en el informe. Los metadatos son una preocupación constante para las bases de datos en el campo del patrimonio. La seguridad de los datos tendría que ser continua y administrada cuidadosamente, especialmente si la plataforma es de código abierto como sugiere el informe. A un nivel muy técnico, es difícil transferir datos complejos (como representaciones digitales en 3D de objetos patrimoniales) de una manera que no pierda fidelidad o que no sea muy ineficiente.

Hay soluciones sugeridas, como el uso del aprendizaje automático y la inteligencia artificial para administrar automáticamente los metadatos en varios idiomas, pero está claro que aún son los primeros días para un proyecto tan ambicioso. El informe da una indicación sutil de que las soluciones para estos problemas existirán en el futuro a medida que avance la infraestructura digital, pero está claro que aún queda un largo camino por recorrer.

Si bien es bueno ver que el informe hace un balance claro de las necesidades y preocupaciones de la comunidad del patrimonio, es difícil ver cómo procederá el proyecto cuando ya hay tantos problemas potenciales.

sin camino claro

La tarea principal de este informe era sentar las bases para los próximos proyectos, y lo ha conseguido. El informe en sí es un buen resumen de todas las intersecciones entre lo digital y el patrimonio, y un recordatorio de que ya existen muchas herramientas y bases de datos digitales disponibles para los profesionales del patrimonio. Sin embargo, queda mucho trabajo por hacer antes de que Collaborative Cloud se convierta en algo útil y tangible, aunque aún queda potencial por descubrir.

Sin embargo, por ahora, la Nube permanece envuelta en niebla. Esperemos que no se disuelva en el aire.

Se puede acceder al informe completo en el Oficina de Publicaciones de la UE.