Expertos de la UE 'conmocionados' presentan recomendaciones para proteger el patrimonio contra el cambio climático

“El patrimonio cultural está siendo atacado por el cambio climático a una velocidad y escala sin precedentes”, advierten los expertos, mientras que Europa carece de una respuesta adecuada

El pueblo dañado de Pepinster (Bélgica) tras las inundaciones de 2021. Imagen: Christophe Licoppe (CC0)

Un grupo de expertos de la Unión Europea dijo estar "conmocionado" por los planes actuales de Europa, o más bien por la falta de ellos, para proteger el patrimonio cultural contra el cambio climático: "El patrimonio cultural está siendo atacado por el cambio climático a una velocidad y escala sin precedentes", el llamado El grupo de Estados miembros del método abierto de coordinación (OMC) de la UE escribió en su informe de septiembre 2022. “Sin embargo, los Estados miembros de la UE no cuentan con políticas y planes de acción adecuados para mitigar estos ataques, y la UE tampoco”.

Para prepararse para los desafíos futuros, la UE solicitó al grupo de expertos que recopilara información sobre el estado actual del patrimonio y el cambio climático en Europa, las lagunas en el conocimiento y otras deficiencias en los países europeos. En el informe "Fortalecimiento de la resiliencia del patrimonio cultural frente al cambio climático", los responsables políticos, los responsables de la toma de decisiones y los expertos en patrimonio de toda la UE pueden leer acerca de 83 mejores prácticas, recopiladas de 26 países.

El informe presenta una serie de recomendaciones para posibles acciones futuras, en línea con la política de la UE para lograr la neutralidad climática para 2050. Desde la educación y la formación hasta la sensibilización y la formulación de políticas, estos son los puntos más importantes del informe.

El informe de septiembre de 2022. Imagen: UE

Principales fuentes de preocupación

Según el informe, los eventos climáticos extremos constituyen un problema importante para la preservación de “un sitio del Patrimonio Mundial o una pequeña capilla de peregrinación en el campo, una antigua acería o un jardín histórico”. Si bien los peligros inmediatos, como inundaciones, incendios y erosión, vienen a la mente, las consecuencias a largo plazo, como el aumento o la fluctuación de las temperaturas o la humedad, estresan más los materiales, lo que lleva a una mayor necesidad de restauración. Y esos peligros son los únicos de los que los investigadores están bastante seguros: "Las consecuencias de los eventos catastróficos simultáneos para todo el sector del patrimonio cultural aún no se han abordado o investigado adecuadamente; esta es ahora una fuente importante de preocupación".

Mientras tanto, 9 de los 28 países que participaron en la investigación, no cuentan con ningún marco legal para el patrimonio y el cambio climático. Solo siete países mencionaron que hay planes de coordinación: Irlanda, Grecia, Italia, Chipre, Eslovenia, Finlandia y Suecia.

Se nota, ya que ningún país ha realizado una evaluación económica de la gama completa de costos de los impactos del cambio climático en el patrimonio cultural europeo. Los expertos señalaron que tampoco "tienen una imagen completa de la gama más amplia de beneficios para las sociedades europeas que surgen de las inversiones en el capital que ofrece el patrimonio cultural". Abre una excelente oportunidad para considerar el patrimonio cultural como algo que puede evaluarse en términos de capital, pero como un requisito para una Europa sana y democrática.

Desarrollar la resiliencia

Varios miembros del grupo de expertos escriben en el informe que la investigación ha sido y debería ser el motor de acción más importante para ayudar al patrimonio a luchar contra el cambio climático. “Una evaluación del estado actual de la investigación muestra que todavía es necesario identificar y comprender mejor las amenazas más graves”, se lee en el informe.

El patrimonio no debe ser considerado como una mera 'víctima', advierten los autores del informe. “Puede proporcionar soluciones para ayudar a Europa a convertirse en un continente verde y climáticamente neutral”. Las 83 buenas prácticas muestran un uso climáticamente neutro de los sitios patrimoniales, la reutilización de materiales y métodos de construcción, y técnicas de conservación responsables.

La educación también podría desempeñar un papel importante, espera el grupo de expertos. “En general, el patrimonio cultural aún no se ha incluido sistemáticamente en los sistemas educativos nacionales de los Estados miembros, y el vínculo entre el patrimonio cultural y el cambio climático casi no se aborda en ningún sistema educativo. Esta es una oportunidad perdida, ya que el patrimonio puede utilizarse como vehículo para comunicar información sobre el cambio climático y todas sus consecuencias para las sociedades europeas”.

Trabajos de renovación en el Yerebatan Sarnici en Estambul, Turquía.

No solo los escolares deben aprender sobre esta conexión, sino que el grupo espera que capacitar a las generaciones más jóvenes con nuevos conocimientos y tecnologías, o revitalizar las habilidades tradicionales, casi olvidadas, pueda conducir a adaptaciones efectivas al cambio climático.

Las escuelas, los museos, los institutos académicos y del patrimonio, las organizaciones comunitarias, las ONG y las plataformas mediáticas ya pueden dar el primer paso al difundir la conciencia sobre el mal estado del patrimonio cultural cuando se trata de enfrentar el cambio climático. Y qué soluciones podrían ser efectivas.

Recomendaciones

El informe finalmente se resume en 10 recomendaciones que los responsables políticos y los profesionales que trabajan en el sector pueden adoptar. Por ejemplo, el informe establece que se necesitan mejores políticas para adaptar el patrimonio cultural al clima mediante la actualización de la nueva agenda europea para la cultura, garantizar una cooperación estructurada entre los diferentes niveles de gobierno, desde el nivel europeo hasta el nacional y el local. Una solución práctica podría ser un mapa de evaluación del patrimonio cultural en peligro en Europa para 2025.

La evaluación de los costes económicos de la adaptación al cambio climático para el patrimonio cultural y natural mencionada anteriormente es algo que la Comisión Europea debería abordar. Una mejor manera de compartir ese conocimiento probablemente ayudaría mucho, escribieron los expertos.

También es parte de esto investigar y desarrollar experiencia sobre la salvaguardia del patrimonio cultural contra el cambio climático a través de la educación, la capacitación y la mejora de las habilidades en todos los niveles. Aparte de la educación, los gobiernos a nivel nacional y local deben fomentar la inversión inmediata para la salvaguardia del patrimonio cultural a través de políticas monetarias y fiscales.

Si bien todas estas recomendaciones tienen sentido, a primera vista, ya es hora de que los políticos de Europa hagan un llamado y tomen en serio el cambio climático y sus consecuencias para el patrimonio cultural. Una comunicación excelente y clara entre los diferentes niveles de gobierno y la UE debería ser uno de los valores fundamentales: antes de que el patrimonio de Europa se convierta en historia.