Informe desde París: ¿Cómo luchamos contra el tráfico ilegal de bienes culturales?

El tráfico ilícito internacional de patrimonio cultural requiere una respuesta internacional - Por Jasna Popović

Un policía con una colección arqueológica ilegal en Bélgica. Imagen: Eurojust/YouTube

“¿Cómo fortalecer la lucha contra el tráfico ilícito de bienes culturales?” fue la pregunta que la conferencia de la UNESCO en colaboración con la Unión Europea trató de responder el pasado mes de junio. Tres Jóvenes Embajadores del Patrimonio Europeo de 2022 tuvieron la oportunidad de asistir a la conferencia y compartir sus experiencias. En el segundo artículo de esta serie, Jasna Popović informa sobre cómo debe llevarse a cabo la lucha contra el tráfico ilícito de bienes culturales.

Una vez adoptada la noción de protección del patrimonio cultural, queda claro que existen varios ámbitos en los que es necesaria la acción de prevención y protección. La sociedad se reúne en torno a la necesidad de proteger el patrimonio cultural intangible, explora un fuerte vínculo entre el patrimonio cultural y el cambio climático, o lucha por el estatus especial de los artefactos culturales durante los conflictos armados, por nombrar algunos. Sin embargo, el problema del tráfico ilícito de bienes culturales implica diferentes factores que dificultan que el sector civil responda adecuadamente. Por eso necesitamos especialmente la cooperación intergubernamental, interpolicial y, en definitiva, internacional en este campo.

Diversas formas de colaboración.

Existen dos formas de acciones posibles en la lucha contra el tráfico ilícito que tienen un componente internacional. Uno es la cooperación dentro de las diferentes organizaciones internacionales, donde los países se enfocan en adoptar herramientas para enfrentar el tráfico ilícito a través de declaraciones y convenciones. Ese es un paso necesario para enfrentar este tipo de delincuencia transfronteriza, pero está lejos de ser suficiente por sí solo.

Para evitar que estas ideas se queden solo en el papel, queda mucho por hacer. Los diferentes órganos administrativos de los países implicados en las protecciones a través de declaraciones y convenciones deben actuar al respecto y aplicar estas normas. Los agentes públicos como la policía, el ministerio público, el sistema judicial y los departamentos de los ministerios con competencias en cultura y patrimonio deben trabajar juntos para alcanzar el objetivo propuesto de prevenir el tráfico ilícito de bienes culturales. La Conferencia UNESCO/UE “Reforzar la lucha contra el tráfico ilícito de bienes culturales” nos ha dado varios ejemplos de cooperación internacional exitosa en este campo.

Mucho de qué hablar durante la conferencia de la UNESCO. Imagen: Jasna Popovic

Se sigue mejorando el marco legislativo

Durante la conferencia se prestó mucha atención, y con razón, a la cooperación en la implementación del marco legal existente y el intercambio de conocimientos, experiencias y buenas prácticas.

Sin embargo, es importante mencionar que el derecho internacional ha continuado trabajando en mejorar las normas existentes y ofrecer a los países un mayor apoyo en lo que respecta a la lucha contra el tráfico ilícito de bienes culturales. El ejemplo perfecto es el Convención de Nicosia (2017), redactado por el Consejo de Europa, que es el primer convenio penal internacional que se ocupa de este delito en particular. Está abierto a la firma y ratificación de todos los países del mundo que deseen colaborar en la prevención del delito, pero también en facilitar la persecución de los ya cometidos. 

La sensación es que es un crimen ingenuo, pero no lo es en absoluto.

Corrado Catesí

Otro punto señalado, también relacionado con el derecho penal internacional, se relaciona con la calificación de dicho hecho delictivo. Los participantes destacaron que los perpetradores deben ser considerados cómplices de crímenes de guerra y terrorismo, en lugar de lavado de dinero, fraude o violaciones aduaneras.

“La sensación es (que) es un crimen ingenuo, pero no es un crimen ingenuo en absoluto”, dijo Corrado Catesi, Coordinador de la Unidad de Obras de Arte de INTERPOL. “Es un delito transnacional grave que afecta a todos los países del mundo. Y hay que hacer algo. La panelista Anya Neistat, directora del Docket Project de la Fundación Clooney para la Justicia, estuvo de acuerdo: “El saqueo y el contrabando de antigüedades no deben verse como un crimen sin víctimas”.

¿Quiere saber más sobre los desafíos subyacentes? Lea el artículo de Léa Guillemant esta página.

Buenas prácticas de cooperación

Desde el principio, es importante subrayar que el campo normativo tiene varias dimensiones: únicamente internacional (UNESCO), internacional-regional (Consejo de Europa) e incluso más restringida internacional-regional (UE). Eso es destacable porque no sólo da un marco de actuación ligeramente diferente a cada país sino que abre un campo de posibles programas de colaboración y hermanamiento entre ellos. La colaboración entre Serbia, Holanda y Argelia, denominada “Peer to peer” es un claro ejemplo de ello. Estos países lograron, durante la pandemia y trabajando solo en línea, organizar cooperaciones internacionales e intersectoriales creando un grupo de trabajo con representantes de todos los organismos administrativos nacionales relevantes. 

Otro ejemplo digno de mención de colaboración internacional fue presentado por el coordinador de Interpol de la Unidad de Obras de Arte. Operación Pandora es una historia de éxito de una colaboración internacional liderada por una agencia internacional como Interpol donde, desde que se puso en marcha en 2016, la operación dio lugar a 407 detenciones y resultó en la recuperación de 147 050 bienes culturales. Actualmente cuenta con 29 países de ambos lados del Atlántico.

Durante la operación Pandora, las fuerzas policiales recuperaron un cañón de la armada española del siglo XVI que faltaba.

Dilemas éticos planteados

Aún así, no todo es tan sencillo como puede parecer. Especialmente en el campo de las ventas de arte realizadas legalmente, cuando colisionan diferentes intereses. Existe una delgada línea entre el interés público de conocer los detalles de la transacción y compra concreta del bien cultural y el interés de la persona involucrada en permanecer en el anonimato. Razones como la seguridad (prevención de robos, pero también otros delitos) y la protección de la privacidad (los medios financieros del comprador o su preferencia en el gusto) ciertamente deben ser considerados.

Está claro que las autoridades tienen que tener toda la documentación, pero hasta qué punto el público en general puede entrar en esos detalles suele determinarse al ponderar entre dos derechos/dos intereses y en cada caso individualmente.

Pero, ¿por qué vale la pena pelear esta batalla en primer lugar? Lea el artículo de Gaëlle Stephan esta página.

Lecciones aprendidas

La conferencia logró destacar los problemas existentes en la lucha contra el tráfico ilícito de bienes culturales, pero también mostró algunos excelentes ejemplos de colaboración internacional, interregional, intergeneracional e intersectorial.

Eventos como esta conferencia no solo despiertan el interés del público por el tema, sino que también recuerdan a los profesionales que no están solos en sus intentos de combatir el tráfico ilícito. Más experiencias profesional ver y conocer a uno más joven, una región se conecta con otra o un cuerpo administrativo de un país con su homólogo en otro.

Y creo que ese es precisamente el punto y el alcance que pueden y deben tener este tipo de eventos. Reforzar nuestra voluntad de seguir trabajando en este tema y animarnos a hacerlo empleando las distintas herramientas que nos brinda el derecho internacional y colaborando en los niveles posibles.

Acerca del autor.

Embajador de la Juventud del Patrimonio Europeo Jasna Popović se graduó en Derecho en Belgrado y ahora es Ph.D. candidato en la UC3M, Madrid, España, investigando el vínculo entre la protección del patrimonio cultural y el turismo. También está trabajando en Hispania Nostra. En su tiempo libre, puedes encontrarla en un teatro o con un libro.

Donar