¿Puede el patrimonio servir como medio para combatir la merma de las zonas rurales?

Autor: Alma Hoekstra

Alma om a "Frysk Hynder". Foto: Jasper van Doeselaar

Es un fenómeno mundial: la ciudad tiene demanda mientras que la población del campo se reduce. El resultado es el rápido aumento de los precios de las casas en las zonas urbanas y la desaparición de las instalaciones en la provincia. De acuerdo con la Convención de Faro, el patrimonio debe desempeñar un papel en los problemas sociales. ¿Puede el patrimonio servir como medio para combatir la merma de las zonas rurales?

Hablé de esto con Gijsje Stephanus. Para su estudio 'Tecnología humana' en la Universidad Hanze de Ciencias Aplicadas en Groningen, investigó la influencia del patrimonio en la calidad de vida en los pueblos pequeños.

Según ella, lo que cuenta es principalmente la calidad de un lugar, y el patrimonio es parte de eso: “Cuando el patrimonio está vivo y la gente lo utiliza, aumentará el aprecio por el pueblo. Y cuanto más atractivo sea el pueblo, más gente vendrá a vivir allí. "

Es principalmente la calidad de un lugar lo que cuenta, y el patrimonio es parte de eso.

El campo no me es ajeno. Crecí en un pueblo de 345 habitantes en la provincia rural holandesa de Frisia. En mi pueblo todo el mundo se conoce y mis únicos cuatro compañeros tenían un caballo.

Las únicas instalaciones, la cafetería y la escuela primaria a la que asistí, han desaparecido desde entonces. Y, sin embargo, no hay contracción. Puede que nazcan menos niños, pero el pueblo se mantiene vivo gracias a los habitantes ricos y jubilados de la ciudad con un velero, que vienen a disfrutar de su día anterior.

Mucho patrimonio y tradiciones

¿Y dónde mejor que en la hermosa Frisia, donde abundan las tradiciones y el patrimonio vivo? Hay mucha cultura, comida y prácticas regionales: el idioma frisón, sûkerbôlle, la 'elfo steden», Hynders de Fryske, Skûtsjesilen… Todo ese patrimonio cultural enorgullece a los frisones y mantiene atractiva la provincia. ¿Podría tener razón Gijsje?

Paisaje típico de la provincia holandesa de Frisia

Un 'pueblo monástico'

Un pueblo donde el patrimonio cultural se utiliza sin duda para mejorar la calidad de vida es Kloosterburen, un pequeño pueblo en el norte de los Países Bajos. En la Edad Media, había un monasterio en Kloosterburen.

Aunque el monasterio actual casi ha desaparecido, el patrimonio inmaterial, "la idea monástica", se utiliza como fuente de inspiración para mantener el pueblo atractivo y habitable.

Según la filosofía monástica, todo tiene que estar conectado. Esta idea se aplicó a las distintas instituciones de salud que estaban en peligro de colapsar.

El cuidado de los ancianos, los discapacitados y los niños ahora está a cargo de un solo equipo, para que todos estos grupos puedan seguir coexistiendo. Además, los terrenos del monasterio se han transformado en un jardín comunitario y la antigua iglesia en una escuela de yoga.

Y funciona: a diferencia de otros pueblos de la zona, Kloosterburen está creciendo. Y al igual que en mi pueblo, los nuevos residentes son ricos habitantes de la ciudad.

Jardín comunitario en Kloosterburen

Difícil de aceptar el cambio

La herencia vibrante parece hacer que los pueblos pequeños sean atractivos para los recién llegados. Pero esto también conduce a cambios en la vida del pueblo. Tanto en Kloosterburen como en mi propio pueblo, la llegada de los habitantes de la ciudad provocó tensiones. Eran desconocidos, con intereses diferentes y una cultura e idioma diferentes.

Esto fue difícil para los aldeanos que tienen miedo al cambio y les gustan mucho las cosas que han sido iguales durante años. “It hoecht net remos” (= 'No tiene por qué ser diferente') es el lema escrito en una de las casas de mi pueblo.

Populismo

La llegada de recién llegados y el choque de culturas no es solo un problema en el campo holandés. Por ejemplo, el famoso arquitecto holandés Rem Koolhaas y la periodista Caroline de Gruyter señalaron que los cambios en el campo están dando como resultado un creciente populismo.

En el pueblo suizo donde Koolhaas tenía una casa de vacaciones, la población agrícola original desapareció en veinte años. En su lugar, la gente adinerada del pueblo y los inmigrantes llegaron a vivir en complejos de apartamentos.

Viñedos y tierras de cultivo convertidas en áreas de oficinas. Según De Gruyter, estos desarrollos significan que en muchas de estas áreas el conservador y derechista Partido Popular Suizo (UDC) es el más grande. Los habitantes originales ven cómo su viejo mundo se esfuma. Cuanto más pierden autoridad sobre sus pueblos, más nostálgicos y conservadores se vuelven.

La aceptación llega con el tiempo

Afortunadamente, la paz ha vuelto tanto en mi propia aldea como en Kloosterburen. Los recién llegados han sido aceptados. Quizás porque se reconoce que no solo son una carga, sino también una fuente de ingresos y una forma de mantener vivo el campo.

La herencia y las tradiciones vivas actúan como un señuelo, pero la población indígena tendrá que aceptar que los recién llegados no solo harán una contribución, sino que también traerán cambios.

Acerca del autor.

Alma Hoekstra es una amante de 23 años de todas las cosas viejas. Actualmente trabaja como editora en jefe de Erfgoedstem, la versión holandesa de Heritage Tribune, y estudia Historia de la Arquitectura en la VU. La Agencia de Patrimonio Cultural de los Países Bajos le ha encargado que lleve a cabo una investigación sobre la Convención de Faro. Este tratado europeo enfatiza el valor social y de conexión del patrimonio y la importancia de la participación. Faro ya ha sido firmado por muchos países europeos. Holanda también tiene la intención de firmar el tratado. Ahora se está investigando qué puede significar el tratado para Holanda. Alma lleva a sus lectores en su viaje de descubrimiento a Faro escribiendo blogs y entrevistas.

Este artículo se publicó originalmente en inglés. Los textos en otros idiomas se traducen por IA. Para cambiar el idioma: vaya al menú principal de arriba.